create your own banner at mybannermaker.com!
Copy this code to your website to display this banner!

I made this widget at MyFlashFetish.com.

sábado, 3 de marzo de 2012

reviviiii!

Primero q todo... imagino que estan algo decepcionadas cnmigo por no publicar a tiempo!.... sorry es q he tenido muchas cosas en mi mente, y ademas q la laptop donde tenia todos mis archivos guardados MURIO! -.- así q perdi todo mi material :S

Por otro lado.... NUEVA LAPTOP, NUEVO MATERIAL! si chicas... mientras estoy pensando en algo q hacer cn los blogs antiguos, estoy trabajando en una historia, q ya pueden comenzar a leer, es d verdad muy entretenida, romantica y divertida, aqui les dejo el link.... POR FAVOR, ENTREN Y SIGANME, y pues claro... ¡ESTEN PEGADAS A ESTA HISTORIA! estoy segura q les va a ENCANTAR!

LINK:

http://triplelgoldenboys.blogspot.com/

jueves, 28 de julio de 2011

sábado, 16 de julio de 2011

El sombrero seleccionador 2

Un chico de mejillas coloradas salió casi corriendo y también casi se sienta encima
del sombrero a causa del nerviosismo, algunos se rieron por lo bajo mientras él se
colocaba el sombrero.
Hubo una breve pausa y el sombrero grito:
-¡RAVENCLAW!- La segunda mesa a la izquierda estallo en aplauso y el chico
marcho hasta aquella mesa, que lo recibieron con sonrisas y golpeteos de hombros.
-¡Freenet, Nicole!
La niña de cabello color café camino con la mirada clavada en el suelo, se sentó con
fuerza en el taburete y se coloco el sombrero que le cubrió hasta los ojos.
-¡HUFLLEPUFF!- Grito el sombrero minutos después.
La mesa de la derecha aplaudió y silbo mientras la chica corría a tomar su silla.
-¡Montgomery, Kate!
Ella resulto ser la primera elegida para Slytherin, algunos de Gryffindor abuchearon
pero la mirada asesina de la directora los hizo parar en seco. Kristen Southmade fue
elegida para Gryffindor, la última mesa de la izquierda la recibió con silbidos y
aplausos más fuertes que los de los demás.
-¡Potter, Lily!
La pelirroja saltó junto a Audrey y camino con seguridad forzada hasta el taburete,
su hermano James le grito algo que ella no pudo escuchar ya que se había colocado
el sombrero ya.
-¡GRYFFINDOR!
-¡Bravo, hermanita!- Gritaron James y Albus aplaudiendo con fuerza.
Lily le lanzo una mirada a Audrey y Hugo antes de correr a la mesa de Gryffindor.
-¡Lookquick, Normith!
Normith tropezó con su túnica y casi cae al suelo torpemente, todos en el lugar
exclamaron un “AH”, pero luego pudo mantener el equilibrio y ruborizado, corrió
hasta el taburete. Luego de que Normith fuera elegido para Gryffindor, fue el turno
de Hugo.
-¡Weasley, Hugo!
Con él el sombrero duro casi un minuto en responder, Hugo estaba nervioso al igual
que los demás chicos.
-¡GRYFFINDOR!
Hugo saltó del taburete y casi se le cae el sombrero de la emoción, lo deposito sobre
este y corrió a sentarse junto a Albus. Grouse, Henry, fue de Slytherin, Wildmets,
Oliver, Hufflepuff. Handler, Will, Gryffindor. Lenorth, Brian, Ravenclaw…
-¡Cyrilhood, Audrey!
Ella trago saliva ásperamente, con su rostro casi incendiándose y sus entrañas
revolviéndose, se sentó sobre el taburete, colocándose el sombrero en el camino,
dejo de ver el Gran Comedor.
-Veamos…- Dijo una vocecita.- Pues, esto sí que esta difícil pequeña mía… Hmm… no
lo sé, tienes la fuerza necesaria para estar en Slytherin.- Audrey dejo escapar un
chillido de desaprobación.- Veo que no te gusta Slytherin… interesante… también la
lealtad y inteligencia para Ravenclaw… ¡Madre santa! Me la has puesto difícil
Audrey… pero sé que aquí quedarás excelente… ¡GRYFFINDOR!
El nudo en la garganta de Audrey, había desaparecido, siendo remplazado por una
amplia sonrisa de satisfacción mientras caminaba hacia la mesa de Gryffindor para
sentarse entre Lily y Hugo.
-¡Oh!... qué alegría, hay muchos de Gryffindor este año, es muy emocionante.-
Espeto el fantasma que se encontraba junto a Audrey.
-¿Usted es?- Le pregunto Audrey tratando de sonar cortes.
-Perdona mi error, mi nombre es Sir Nicholas de Mimsy-Porpington, antiguo
residente de la casa Gryffindor, mi lady.
-Hmm… claro, creo que mi hermana me ah hablado de usted, Nick Casi Decapitado.-
Él fantasma se mostro ofendido.
-Bueno, preferiría Sir Nicholas, Hugo Weasley.- Le dijo con recelo.
-Eso es todo… los dejare con la directora McGonagall.- Anuncio Neville enrollando el
pergamino para llevarse el sombrero y el taburete.
La directora se levanto de su asiento y se acerco al frente, con las manos tomadas
sobre la espalda.
-¡Bienvenidos a Hogwarts!, ¡Nuevos; viejos; profesores!- Exclamo con una sonrisa.-
¡Este año será muy entretenido y especial!, no diré porque… es una sorpresa, será una
sorpresa de navidad, sé que tienen hambre así que no prolongare mi discurso de
bienvenida… sin más que decir… ¡Que comience el banquete!
Todos explotaron en aplausos y en un abrir y cerrar de ojos, los platos de todas las
mesas estuvieron llenos de comida, demasiada comida, Audrey nunca había visto
algo así en su vida, había de todo un poco.
Los tres chicos parecían estar a punto de reventar a causa de tanta comida que se
habían comido, Hugo se echó para atrás en un resoplido cuando la directora
McGonagall se levanto de nuevo.
-Bueno, antes de que vayan a sus dormitorios a descansar, quiero decirles que la
entrada al bosque está prohibida, también procuren no hacer magia en los recreos o
se le restara puntos a las casas. En cuanto las pruebas de Quidditch, tienes que
hablar con la profesora Hooch. Pues… eso es todo, pueden ir saliendo ya.
James guio a los de primer año de Gryffindor entre toda la multitud fuera del Gran
Comedor, para luego subir escaleras las de mármol apresuradamente. Subieron
muchas más escaleras, entraron por puertas y pasadizos, los retratos los señalaban al
pasar pero estaban lo suficientemente cansados como para no prestarle atención.
Llegaron hasta el retrato de una señora gorda que llevaba puesto un vestido de seda
rosa.
-¿Contraseña?- Le pregunto a James.
-Hongos Saltarines.- El retrato se abrió y dejo ver un agujero redondo en la pared.-
Pasen chicos…- Todos entraron a tropezones y se encontraron con una sala de forma
circular, muy acogedora y con muchos sillones.
James guió a las chicas hacía un lado y a los chicos hacía el otro, Audrey y Lily
compartieron dormitorio con tres chicas, Leena Gilmore, Frankie Rooney y Martha
Covacevich, era una habitación con cinco camas individuales, estaban separadas por
una cortina de color rojo oscuro, era acogedor lo cual les hizo a las chicas más feliz,
se colocaron las pijamas y se metieron a la cama, quedándose dormidas al intacto.

jueves, 28 de abril de 2011

El sombrero seleccionador

-Las cuatro casas se llaman Gryffindor, Hufflepuff, Ravenclaw y Slytherin. Cada
Casa tiene su propia historia y cada una ha producido notables; grandes brujas y
magos. Durante el año, sus triunfos o infracciones, variaran los puntos que ganen o
pierdan para su respectiva casa y al finalizar el año, el que obtenga más puntos, será
premiada con la copa de la casa. La ceremonia de selección será dentro de pocos
minutos, en el Gran Comedor, frente a todo el alumnado y profesores, espero que
estén presentables para entonces. ¿Preguntas?
Ninguno quiso levantar la mano, a causa del nerviosismo, pero Audrey… la levanto
con timidez.
-Si señorita…
-¿Cómo es uno seleccionado?- Pregunto tímidamente.
-Se los explicare en el Gran Comedor, debo ir adentro, el profesor Neville se
encargara de la ceremonia.- Le contesto la directora mientras salía de la habitación.
La habitación se llevo de cuchicheos de nerviosismo y confusión.
-¿Qué crees que vaya a hacer?- Escucho Audrey decir a una niña más baja que Lily,
tenía en cabello negro azabache, blanca pálida y con unos grandes ojos azul intenso,
tenía pocas pecas en su rostro, había oído su nombre antes… Kate Montgomery.
-No lo sé, espero que no tenga nada difícil.- Se estremeció su amiga, Nicole Freenet.
De repente un quejido hizo voltear a todos, a un niño de cabello castaño, le había
caído algo en el cuello, parecía un pedacito de papel mojado, luego a otro y a Hugo.
-¡Pero qué rayos…!- Espeto Hugo mirando hacia todos lados.
-¡Peeves!- Gruño un hombre de cabello castaño y cara redonda.
Algo chasqueo y segundos después un hombrecito, con ojos oscuros y perversos con
una boca ancha, apareció, flotando en el aire con las piernas cruzadas. Estaba riendo
a carcajadas.
-¡Déjame divertirme con los nuevos!- Expresó el hombrecillo con una sonrisa
maligna.
Todos se encogieron de hombros, algo asustados pero a la vez ofendidos.
-Desaparece Peeves o llamare al Barón Sanguinario.- Lo amenazo con severidad.
-¡Aguafiestas!- Replico Peeves sacándole la lengua, luego… se fue flotando.
-Ese es Peeves, el travieso poltergeist, les recomiendo no meterse con él… Soy Neville
Longbottom, su profesor de Herbología y jefe de la casa Gryffindor.
Todos sonrieron encantados.
-Ahora pequeños, formen una fila y síganme.- Les pidió el profesor Neville
comenzando a caminar con las manos sobre la espalda.
Cruzaron de nuevo el vestíbulo y entraron al Gran Comedor.
Audrey enserio no podía mantener la boca cerrada en el momento, era tan irreal lo
que veía, pero por alguna razón era lo contrario, el lugar era inmenso, millones de
velas lo iluminaban, flotaban en el aire arriba de las cuatros largas mesas que se
encontraban allí, ya los estudiantes estaban en sus lugares, a lo largo de estas…
habían platos, cubiertos y copas de ¿oro? En la cabecera del lugar había otra mesa
igual, pero ahí estaban los profesores sentados, incluyendo a Harry y Hagrid,
sonriéndoles a Hugo, Lily y Audrey.
El profesor Neville los alineo delante de todo el comedor junto a la mesa de los
profesores, Hugo parecía sudar frío ante las miradas de todo el alumnado posadas en
ellos, Lily se mordía el labio y Audrey parecía tener ganas de vomitar, en cada mesa
había un fantasma, tenían un aspecto plateado brillante, casi transparente. Eso los
chicos no se lo veían venir, el techo era de terciopelo oscuro, tenía estrellas también,
¿Cómo era eso posible?
Todos aguardaron a que el profesor Neville colocara un taburete de madera frente a
la pequeña tarima de la mesa de los profesores y luego coloco un sombrero de mago,
color café, estaba desgastado y muy viejo, la punta parecía estar algo caída y tenía
tres rasgaduras, las cuales repentinamente, comenzaron a moverse para entonar una
canción:
Cuando Hogwarts comenzaba su andadura
Y yo no tenía ni una sola arruga,
Los fundadores del colegio creían
Que jamás se separarían.
Todos tenían el mismo objetivo,
Un solo deseo compartían:
Crear el mejor colegio mágico del mundo
Y transmitir su saber a sus alumnos.
"¡Juntos lo levantaremos y allí enseñaremos!",
Decidieron los cuatro amigos
Sin pensar que su unión pudiera fracasar.
Porque ¿dónde podía encontrarse
A dos amigos como Slytherin y Gryffindor?
Sólo otra pareja, Hufflepuff y Ravenclaw,
A ellos podía compararse.
¿Cómo fue que todo acabó mal?
¿Cómo pudieron arruinarse
Tan buenas amistades?
Veréis, yo estaba allí y puedo contaros
Toda la triste y lamentable historia.
Dijo Slytherin: "Sólo enseñaremos a aquellos
Que tengan pura ascendencia."
Dijo Ravenclaw: "Sólo enseñaremos a aquellos
De probada inteligencia."
Dijo Gryffindor: "Sólo enseñaremos a aquellos
Que hayan logrado hazañas."
Dijo Hufflepuff: "Yo les enseñaré a todos,
Y trataré a todos por igual."
Cada uno de los cuatro fundadores
Acogía en su casa a los que quería.
Slytherin solo aceptaba
A los magos de sangre limpia
Y gran astucia, como él,
Mientras que Ravenclaw sólo enseñaba
A los de mente muy despierta. Los más valientes y audaces
Tenían como maestro al temerario Gryffindor.
La buena de Hufflepuff se quedó con el resto
Y todo su saber les transmitía.
De este modo las casas y sus fundadores
Mantuvieron su firme y sincera amistad.
Y Hogwarts funcionó en armonía
Durante largos años de felicidad,
Hasta que surgió entre nosotros la discordia,
Que de nuestros miedos y errores se nutría.
Las casas, que, como cuatro pilares,
Había sostenido nuestra escuela
Se pelearon entre ellas
Y, divididas, todas querían dominar.
Entonces parecía que el colegio
Mucho no podía aguantar,
Pues siempre había duelos
Y peleas entre amigos.
Hasta que por fin una mañana
El viejo Slytherin partió,
Y aunque las peleas cesaron,
El colegio muy triste se quedó.
Y nunca desde que los cuatro fundadores
Quedaron reducidos a tres
Volvieron a estar unidas las casas
Como pensaban estarlo siempre.
Y todos los años el Sombrero Seleccionador se presenta,
Y todos sabéis para qué:
Yo os pongo a cada uno en una casa
Porque esa es mi misión,
Pero este año iré más lejos,
Escuchad atentamente mi canción:
Aunque estoy condenado a separaros
Creo que con eso cometemos un error.
Aunque debo cumplir mi deber
Y cada año tengo que dividiros,
Sigo pensando que así no lograremos
Eliminar el miedo que tenemos.
Yo conozco los peligros, leo las señales,
Las lecciones que la historia nos enseña,
Y os digo que nuestro Hogwarts está amenazado
Por malignas fuerzas externas,
Y que si unidos no permanecemos
Por dentro nos desmoronaremos.
Ya os lo he dicho, ya estáis prevenidos.
Que comience la Selección."
Todos explotaron en aplausos en cuanto el sombrero dejo de cantar, los de primer
año aplaudieron algo atemorizados, pero luego se aliviaron al saber que solo se
tendrían que colocar el sombrero.
-Los iré nombrando y tendrán que pasar al frente y colocarse el sombrero.- Explico el
profesor Neville abriendo un pergamino.- ¡Mickle, Cam!- Comenzó a llamarlos.

sábado, 23 de abril de 2011

La directora McGonagall

Entre tantas personas dispersas, Lily, Hugo y Audrey pudieron distinguir la cabeza
peluda de Hagrid alzándose sobre la multitud, gritando algo frenéticamente.
-¡Los de primer año!, ¡¿Dónde están?... ¡Los que son de primer año acérquense!-
Gritaba una y otra vez.
Un grupo de chicos, incluyendo a Lily, Hugo, Normith y Audrey, se acercaron a él
sonriendo.
-Chicos, ¿Cómo ah estado el viaje?- Pregunto con amabilidad.
-Muy bien Hagrid, pero Fred se ah metido en problemas.- Contesto Hugo haciendo
una mueca.
-Oh… ¿Qué le ah pasado?
-Scorpius, eso fue lo que le paso.- Le explico Hugo con frialdad.
-Bueno, ese chico nunca me dio buena espina pero… debemos irnos… ¡YA ESTAN
TODOS LOS DE PRIMER AÑO!- Audrey se tapo los oídos aturdida.- ¡Síganme los de
primer año y tengan cuidado de tropezar!
Lily miro a Normith disimuladamente, este miraba a los lados algo nervioso.
Caminando con cuidado de resbalarse, siguieron a Hagrid por un sendero entre los
árboles, se escuchaban muchas quejas y lloriqueos, la mayoría de Normith.
-Esperen a ver esto.- Les susurro Hagrid con excitación en su voz.
Entre la multitud resonaron muchos ¡OHHH!
Se encontraban al borde de un gran lago negro, se veía a lo lejos, en la punta de una
montaña, un inmenso castillo con muchas torres, grandes y pequeñas, las ventanas
brillaban bajo la noche.
-Esto es increíble.- Expreso Hugo sin aliento.
Lily y Audrey asintieron con la boca abierta.
-¡Bueno!, todos a los botes… no más de cuatro por botes por favor.- Pidió Hagrid
señalando botecitos alineados en la orilla.
Lily y Hugo corrieron hacia uno, seguidos por Audrey y Normith.
-¡Todos dentro!... bueno… ¡vamos!
Los botes salieron al mismo tiempo, deslizándose por el lago… todos contemplaban
el castillo con admiración, la minoría trataba de no mirar el agua negra, tan lisa y
suave.
-Tengan cuidado por acá.- Les aviso Hagrid señalando una cortina echa de hiedra,
todos bajaron las cabezas inmediatamente.
La boca de Audrey se abría más mientras los botecitos se acercaban cada vez más al
gran castillo. Pasaron luego por un túnel oscuro, este los conducía debajo del
castillo, llegaron a un muelle subterráneo y tuvieron que comenzar a subir unas muy empinadas y largas escaleras de rocas.
Cansados y jadeantes, Lily, Audrey y Hugo, lograron llegar hasta la cima.
-Pues… ¡Si ya están todos aquí!, sería mejor.- Todos asintieron.
Hagrid toco la puerta del castillo con su gigante puño.
Casi instantáneamente, una mujer alta… blanca como la perla, de cabello negro
canoso, llevaba una túnica de terciopelo color verde oscuro, tenía un rostro de pocos
amigos y con gafas circulares.
-Directora, aquí están todos los alumnos de primer año.- Le dijo Hagrid con una leve
sonrisa.
-Gracias por traerlos Hagrid, yo los guiare desde aquí.- Hagrid asintió dos veces y se
marcho.- Ahora, pasen… están en su casa.
La directora McGonagall se hizo a un lado para darles espacio para entrar, Audrey
junto a todos los demás se quedaron boca abierta al ver el vestíbulo, el techo no
podía distinguirse de lo alzado que estaba, antorchas resplandecientes iluminaban
las paredes de piedra y había una escalera de mármol frente a ellos, obviamente
conducía a los pisos superiores.
Todos seguían a la directora por las escaleras, sin poder cerrar la boca, podía
escuchar los cuchicheos de los que se encontraban tras de ellos.
-Esto es genial, ¡mira allá!... creo que es el comedor.- Le escucharon decir a Kristen
Southmade.
Todos se volvieron hacia donde ella había señalado, pero la directora siguió de largo,
deteniéndose en una habitación vacía, era pequeña y apartada de todo, al fin… se
volvió hacia todos.
-Tengo el placer de ser yo la que les dé la bienvenida a Hogwarts.- Espeto la
directora McGonagall.- El banquete de bienvenida se celebrará dentro de unos
minutos, pero antes de que tengan sus propios lugares en el Gran Comedor deben
ser seleccionados para estar en alguna de las cuatro casas, me imagino que la
mayoría deben saber de lo que se trata. La Selección es una ceremonia muy
importante porque, mientras estudien en este colegio, las casas serán como su
familia acá. Asistirán a las clases junto a los de sus casas, dormirán en los
dormitorios de sus respectivas casas y pasaran los fines de semana o/u tiempo libre
en la sala común de la casa.

martes, 19 de abril de 2011

Golosinas Mágicas

Albus salió de la cabina, seguido por Lily, Hugo, Normith y Audrey, Rose y su amiga
habían salido también de la cabina contigua.
-Parece que aprendí a usar el hechizo de Aguamenti.- Dijo con arrogancia el chico
blanco como la cal, de cabello dorado platinado y grandes ojeras debajo de sus ojos
color verde esmeralda, era flacucho y de la misma altura que Albus.
-Oh tú…- Le gruño Fred tratando de zafarse del brazo de James.
-¡Tranquilo, Fred!- Expreso James jalando de nuevo hacia atrás.
Scorpius rio con fuerza, sus amigos, Pete y Graham, dos chicos corpulentos y con
cara de tontos, se unieron a sus risas.
-Les juro que la directora se enterara de esto.- Les aseguro el prefecto de Slytherin,
Axel Jeromed, un chico se sexto año, alto y robusto, era muy apuesto, pero estricto.-
Ahora… todos los de Slytherin a sus cabinas, ¡ahora!
Ellos obedecieron, Scorpius, Pete y Graham, volvieron a sus cabinas rojos de la risa.
Cuando el pasillo quedo totalmente visible, Hugo pudo ver a la señora con el carrito
de golosinas.
-¡Gracias a dios!- Exclamo corriendo hacia ella.
La risueña señora le sonrió abiertamente y pregunto:
-¿Quieren algo ustedes también?
Todos sonrieron y se acercaron a ella, Audrey estaba emocionada ya que ella
también se moría de hambre, Ron le había enseñado a usar las monedas
correctamente así que le fue fácil esta vez.
Compro grageas Berti Bott, empanadas de calabaza, bollos de Bath, sapos de
chocolate, varitas de regaliz, meigas fritas… y muchas cosas raras que nunca había
visto en su vida, pero se veían curiosas.
Todos entraron a la cabina con los bolsillos a explotar de comida, Hugo comenzó a
morder como animal un bollo de Bath, el cual se veía delicioso. Mientras todos
comían hambrientos, Rose y Fred entraron a la cabina.
-¡Fred!, ¿Que te ah hecho Scorpius?.- Le salto Albus con la boca llena de pastel de
caldero.
-¡PUAJ!, esta sabe a pies.- Escupió Hugo haciendo una mueca de asco al comerse una
gragea.
-Había comido un diablillo de pimienta y Scorpius quiso “refrescarme un poco”.- Lo
cito con tono burlón.- Es que lo quería…
-Tranquilo… sabes que luego te pueden castigar, no puedo creer que enseguida que
lleguemos perdamos puntos para Gryffindor…- Se quejo Albus en un resoplido.
-Lo siento…- Se disculpo Fred bajando la cabeza.- Pero él me ah provocado…
-Lo sabemos, pero sabes cómo es Scorpius, manipulador.- Intervino Rose acariciando
a Crosshair.
-Tan malo es ese chico.- Hablo Normith algo intimidando.
-Nosotros podemos manejarlo, mientras te la mantengas con nosotros...- Le aseguro
Fred poniéndose cómodo junto a Audrey.- Albus, Jamie y Luke, me han dicho que
Katerina Wólfram, te ah estado buscando por todos las cabinas.- Se burlo Fred
riendo entre dientes.
-¿Quién es Katerina?- Dijeron Lily, Hugo y Audrey al unísono.
-Katerina Wólfram, está en Hufflepuff y también loca de remate.- Explico Rose
aguantando la risa.- Ah estado obsesionada con Albus desde el primer año… Fred,
James y yo, nunca nos cansamos de burlarnos.
Albus puso los ojos en blanco y se encogió en el asiento.
-No me delaten, ella enserio está loca.- Dijo Albus con el rostro crispado.
Los tres niños no evitaron reír, Audrey con un poco de indiferencia.
-Creo que Widget tiene hambre, me está mordiendo el bolsillo…. ¡Ay!, me mordió el
dedo.
-Te hubieses comprado el sapo que papá te ofreció, en vez de esa extraña rata.- Le
replico Rose soltando a Crosshair, esta comenzó a dar vueltas por la cabina,
ronroneando y deslizándose por los pies de todos los que se encontraban allí.
-No critiques a Widget, solo quiere comer algo.- La defendió Hugo dándole un poco
de bollos de Bath.
Una voz resonó de repente en el tren.
-Estaremos en Hogwarts en minutos, mantengan su equipaje dentro de los vagones
ya que se llevaran por separado al colegio, gracias.
El corazón de Audrey comenzó a latir con fuerza, al igual que el de Hugo y Lily.
Rose tomo a Crosshair entre sus brazos mientras los demás guardaban las golosinas
en donde les cupieran, salieron de la cabina a reunirse con los demás chicos que
atestaban el pasillo.
El tren comenzó a ir más lento hasta el punto de detenerse, comenzaron a salir a
empujones, Audrey parecía no respirar, hasta que alguien la jalo de la muñeca y salió
hacia la fría noche, era Albus.
-Ya estamos aquí.- Le anuncio sonriéndole.
Ella se ruborizo.

sábado, 16 de abril de 2011

El expreso de Hogwarts

Audrey trato de empujar el baúl dentro del vagón, pero no lo movía ni un
centímetro… se sentía estúpida.
-Déjame ayudarte con eso.- Se ofreció Harry empujándolo hacia dentro del vagón.
Ella le sonrió con timidez.
-Gracias, pensé que el expreso me dejaría.- Él rió entre dientes.
La ayudo a llegar hasta la cabina donde se encontraban solamente Lily y Hugo
tratando de colocar sus baúles de la forma correcta, con sus túnicas ya puestas,
también había otro niño ahí, tenía un largo pero cachetón rostro, de una piel blanca
sonrojada, era alto y con grandes dientes, de cabello corto y dorado, sostenía una
rata color café entre sus manos mientras miraba por la ventana a sus padres
despidiéndolo con un agite de manos.
-Bueno, aquí estás… puedes bajar a despedirte también, aunque nos veremos luego,
por si no lo sabías soy el profesor de Defensa contra Las Artes Oscuras.- Le dijo
Harry acomodando el baúl en un rincón.- Usare el polvo Flu.
-Hagrid me lo ah dicho.
-Niños, Ginny y Hermione están impacientes en el andén, deberían irse rápido.- Les
aviso a Hugo y Lily con tranquilidad.
-Ya vamos.- Dijeron al unísono, Harry desapareció de la cabina.
Hugo y Lily salieron del vagón segundos después, Audrey se asomo por la ventana.
-Primer año también.- Le pregunto de repente el niño volviéndose hacía ella.-
¿Quiénes son tus padres?, esos de ahí.- Señalo con su dedo a Harry y Hermione, que
le sonreían.
-No, claro que no, el Sr. Potter solo es un amigo, mis padres no están aquí.
-¿Potter?, hablas de Harry Potter… mi héroe favorito.- Enseguida miro por la ventana
con excitación.
-Sí, ese Harry Potter.- Rió Audrey con ironía.
-Mi nombre es Normith Lookquick, tú eres…
-Audrey Cyrilhood.- Se apretaron levemente las manos, pero en eso… la pequeña rata
se le escapo de las manos ágilmente.
-¡No!, ¡Crocket!, vuelve aquí.- Espeto Normith tratando de cogerlo, pero se movía
muy rápidamente.
Audrey ayudaba a Normith a atrapar a Crocket mientras la locomotora silbo dos
veces con fuerza, el tren estaba por salir, antes de que Lily y Hugo abrieran la puerta
y Crocket pudiera escapar aun peor, Audrey se lanzo al suelo para atraparla y logro
tirarla de la cola.
Se limpio la frente con el puño de su túnica.
-Gracias… si hubiese salido, no sé que hubiese hecho.
Segundos después, Lily y Hugo abrieron la puerta, venían acompañados por James y
Albus, Albus entro, pero James se quedo parado en el umbral.
-Solo vine a decir adiós, los prefectos tienen asientos en el primer vagón, así que…
¡Arrivederchí, Audrey!- Audrey no pudo evitar reír.
-Él es Normith Lookquick y su rata Crocket.- Los presento Audrey señalandolos.
-Mucho gusto Normith, soy Lily Potter.- Respondió la pelirroja sonriendo.
-Albus Potter.
-Hugo Weasley y Widget.- Normith les sonrió a todos con timidez.
El expreso comenzo a andar, todos sacaban sus manos por la ventanilla para agitarlas
y despedirse de sus padres, Audrey se sintió algo mal por eso. El expreso dio su
último silbido y aumento la velocidad.
-¡Tengo hambre!, donde esta la señora de las golosinas.- Se quejo Hugo horas
después tocando su estomago.
-No lo sé, creo que debería estar en el otro vagón, llegara en cualquier momento.- Le
aseguro Albus también hambriento.
-¿Donde está Rose?- Pregunto Lily confundida.
-Creo que esta en la cabina contigua con su amiga Evangeline Patricks, hablando
sobre tareas y bla, bla, bla.- Se burlo Albus haciendo muecas, Lily rio entre dientes.-
A Fred lo vi entrar en el vagon de Jamie Mundarvi y Luke Valemonts, son nuestros
compañeros de dormitorio.- Se explico luego mirando por la ventanilla hacia el
pasillo del vagon, había comenzado un alboroto... no podía ver nada a causa del
gentío, pero distinguía la cabeza castaña de James.
Entre abrió la puerta.
-¡Calmense chicos, los puedes amonestar por eso!- Le grito James con suplica.- ¡No se
busquen problemas con la directora McGonagall!... ¡Fred calmate y tú también
Scorpius!
Albus termino de abrir la puerta y abrió los ojos, poniendose colorado de furia, Fred
tenía su cara empapada y Scorpius solo trababa de no estallar en carcajadas, James
tenía agarrado a Fred II por la tunica, él estaba furioso...